RODRI SIEMPRE ESTARÁS EN NUESTROS CORAZONES.
LUCHADOR INCANSABLE,GUERRERO VENCEDOR DE GRANDES BATALLAS.


b05d326c-a7ca-3b16-bb6f-e7fef2187752

R

R

domingo, 10 de abril de 2016

Después de "perder" a un hijo. Podrá la vida ser color arco iris a los amaneceres, ser como un carrusel de mil colores, mil sonrisas, mil sonidos que desatan la felicidad dentro y fuera del redondel?



¿Podrá la vida sorprendernos?

¿Podrá la vida colmatar el dolor proporcionado de una forma cruel y desgarrada, arrancando el corazón de cuajo...?

¿Podrá un padre , una madre perdonar á la vida, por su cruel faceta , de romper los moldes de la existencia y dejar los en la cuneta, desnudos de sueños, quereres y deseos....?

¿Podrá la vida (Esa naturaleza sabia) pedir perdón, rectificar sus errores' (De creadora)  y recompensar sus efectos devastadores, que un día hicieron que las agujas del reloj se frenaran en seco...?

¿Podrá la vida ( Diosa de las semillas y de las raíces. Diosa del Sol de la luna y de las montañas...Diosa del amor , diosa del llanto y de las estrellas...) desnudarse, desvestir el miedo despeinarse la tristeza,
volver a danzar bajo la luna y las estrellas, caminar pura y divina, soltar amarres, navegar por afluentes , soltar timón y perderse  donde emergen burbujas de espuma blanca, eco del nacer de la existencia.

¿Podra la vida ser color arco iris a los amaneceres, ser como un carrusel de mil colores, mil sonrisas, mil sonidos que desatan la felicidad dentro y fuera del redondel?

¿Podrá la vida volver a bailar conmigo?
Desvelar mi miedo, cojerme de la mano y invitarme de nuevo a la pista, aunque baile con los zapatos rotos, la piel manchada de acordes del ayer, el corazón puesto en melodías que no suenan con violines, o con las guitarras.

Podrá la vida volver a enamorar?
Seducir el presente,
Abrazar el tiempo,
Besar el destino,
regalar nuevo anillo,
Aunque grabado esté,
Esa huella del diamante,
Tatuada en la piel y en la sangre,
Con compromiso por la eternidad.

Aveces...! Aveces...bailo.
Aveces yo y la vida nos damos una tregua, hacemos las paces, nos enamoramos y bailamos.
En su faceta más bella vuelve como un carrucel de mil colores impregnando instantes de felicidad.
Soy un eterno condenado a caminar enamorado de la vida. Porque aunque me lo haya quitado todo. También me lo ha dado todo.

Voy a navegar. Con mis hijos: Hugo, Carol y Rodri. Con mi compañera Vera. La grande Mamá. Con mis amigos amantes de la vida y compañeros del camino.

Te quiero Rodri.



1 comentario:

  1. Muy cierto Miguel. Estamos vivos y tenemos la fuerza, la garra de ¡vivir!. La vida nos golpeó, nos mató en el momento en que nos arrebató a nuestros hijos, pero esa misma vida nos conserva en el mundo y nos empuja a vivir. No nos permite quedar detenidos en el tiempo del dolor desgarrador. Ese dolor que nos mató. El tiempo corre y la vida nos va llevando con ella. Pasan muchas cosas que van apaciguando la muerte de los padres de Rodrigo y Gustavo, y se produce un renacer de un padre y una madre distintos, ya sin sus hijos, pero que, a golpes, tropezones y recaídas, van aprendiendo a vivir sin ellos aunque nunca nada ni nadie ¡¡ni la misma vida!! podrá arrancar esa espada clavada en nuestros corazones. Vivimos, reímos, bailamos...vos con tu familia, yo sola. Es igual para los dos. La vida es única e igual para todos en lo que consiste a llevarnos siempre adelante. Pasan los años, adelante vamos. Las cosas que vivenciamos en el transcurso del tiempo van tapando las del pasado y nos permiten un resucitar. Es cierto. Es imposible no volver a vivir. Pero nunca más seremos aquellos que fuimos cuando aquellas voces tan amadas nos decían "mamá" "papá". Muchas cosas nos puede traer la vida y las vamos a disfrutar, pero ese silencio, esa ausencia no nos abandonarán jamás, hasta nuestro último aliento. El dolor por la muerte de un hijo es algo tan grande...tan, tan impresionantemente enorme, que no existe tiempo ni vida que lo puedan apagar, como sucede con el dolor por la muerte de nuestros padres, que transcurrido un tiempo más corto o más largo se acaba y solo quedan los recuerdos. Para un hijo ¡eso no existe! Siempre estará allí, silencioso, manso...a veces surge como un estallido. Y vivimos. Y volvemos a ser felices. Pero. Este "PERO" ENCIERRA UN UNIVERSO DE SENTIMIENTOS QUE VOS CONOCÉS, AMIGO QUERIDO, COMPAÑERO DE RUTA (PERDÓN POR LAS MAYÚSCULAS, ES LA ARTROSIS)y que no existen palabras para nombrarlos porque son parte del alma que nunca olvidará. La vida nos devuelve muchas cosas. Nos regala hermosos premios...pero lo que se llevó, nos lo arrebató y eso no tiene cura. Bendito sea tu renacer y el mío PADRE DE RODRIGO. Un abrazo de alma a alma de padre y madre.

    ResponderEliminar